Artículos

Besos y caricias en el noviazgo

noviazgoCONSULTA: Si bien está claro que las relaciones premaritales son pecado, quisiera algunas precisiones sobre el tema de los besos y las caricias en una pareja que aún no ha contraído nupcias.

Las afectuosidades

Siendo jóvenes y briosos, con el bichito del amor en el corazón, mentalizados por toda una propaganda pansexualista y, a veces, incluso por algún -como los llama el P. Cornelio Fabro, ‘pornoteólogo’, es evidente que en la manifestación del amor mutuo se muestren demasiado efusivos.

Hay toda una moda, a la que no muchos se sustraen, en bailes, atrevimientos en el caminar juntos, prendidos como ventosas, en apasionados e interminables besos, colgados uno de otro como sobretodos del perchero; nuestro lunfardo caracteriza esto con una palabra: ‘franeleros’. En lengua culta se los llama sobadores.

A muchos jóvenes les han hecho creer que la esencia del noviazgo consiste en pasarse horas sobándose y sobándose más que cincha de mayordomo. Esos coqueteos, manoseos y besuqueos de los novios y novias sobadores que se adhieren entre sí como hiedra a la pared y que no llegan a una relación sexual completa se realiza, en el fondo, por razón de que los placeres imaginarios son más vivos, más fascinantes, más duraderos, más íntimos, más secretos, y más fuertes que los placeres y deleites del cuerpo.

Es mucho más excitante y más ‘espiritual’, para algunos, el hacer todo como para llegar a la relación sexual, pero quedarse en el umbral.

Aún fuera del aspecto moral, esas efusividades desmedidas son de muy deplorables consecuencias:

1) Son causa muchas veces de frigidez, sobre todo en la mujer, ya que por un lado siente cierto placer y al mismo tiempo, miedo de que las cosas pasen a mayores, por lo que busca reprimir aquello que siente.

2) Según me aseguran algunos médicos, puede ser, en algún caso, causa de infecundidad en el matrimonio: el dolor que luego de grandes efusividades sienten en sus órganos genitales ambos novios, es indicio innegable de que la naturaleza protesta por un uso indebido.

3) Generalmente, esas prácticas empujan a la masturbación y al joven, además, al prostíbulo (donde lo masturban ya que no es un acto de amor lo que allí hace con una prostituta). Lo más grave aún, es que quien está habituado a la masturbación, aún casado lo sigue haciendo, en consecuencia el mismo acto matrimonial deviene en una masturbación de dos. El egoísmo del que cae habitualmente en el pecado solitario es tan crónico, que, por resultante, concluye siendo impotente de realizar el acto sexual por amor, como Dios manda.

A ello empujan las novias que muy sueltas de cuerpo excitan al novio creyendo que así, ellos las van a amar más. No dudo en afirmar que ésta es la causa principal de tantas desgracias familiares. Cuando ella o él descubre que el otro lo usa como ‘objeto’, es decir, por egoísmo, la muerte del amor es casi inevitable y de allí, las peleas, rupturas y separaciones.

Porque, es preciso decirlo con toda claridad: generalmente, cuando en un matrimonio anda bien lo sexual, todo otro problema encuentra solución fácilmente.

4) No hay que olvidarse de que ‘aunque todas las potencias del alma estén inficionadas por el pecado original -enseña Santo Tomás- especialmente lo está (entre otras facultades)… el sentido del tacto’, que, como todos sabemos, se extiende por todo el cuerpo.

5) Tratándose de seres normales, es muy poco lo que les puede provocar excitación; entonces, hay que evitar completamente todo aquello que pueda producirla. Querer evitar excitaciones y no evitar las efusividades, es como pretender apagar un incendio con nafta. Los novios en el tema de la pureza tienen las mismas obligaciones que los solteros.

A la pregunta siempre repetida: ‘Padre, ¿hasta dónde no es pecado?’, algunos responden con la consabida fórmula que se puede encontrar en cualquier buen manual de moral: ‘mientras no haya consentimiento en ningún placer desordenado’.

Pero este principio por más que los jóvenes lo tengan grabado en su alma con letras de fuego, pierde toda eficacia cuando se enciende la llama de la pasión; de ahí que lo más prudente es aconsejar a los novios, como se hacía antaño: ‘Trátense como hermanos’. Percibimos la sonrisa sobradora de algunos que se pasan todo el día hablando de ‘hermanos’ (no refiriéndose a esto), mas la experiencia nos dice que eso es lo efectivo e innumerables novios y novias nos lo han agradecido de todo corazón y viven, ahora, un muy feliz matrimonio.

Todos los sacrificios que se hagan durante el noviazgo para respetarse mutuamente, son nada comparados con los tan grandes y dichosos frutos, que por esos sacrificios, se tendrá en el matrimonio.

Todo lo que los jóvenes hagan en este sentido no terminarán de agradecerlo el día de mañana, porque redundará en la felicidad del cónyuge, en la felicidad de los hijos y en la felicidad de quienes los rodeen. Y, por el contrario, lo que no hagan en éste sentido, dejándose arrastrar por el torbellino de la pasión, será causa de amarga tristeza, de grandes desilusiones y frustraciones.

El fruto del egoísmo no puede ser la alegría ni la paz. La alegría es la expresión de aquel ‘a quien ha caído en suerte aquello que ama’.

Hasta aquí cuanto dice el P. Buela. Podemos sintetizar la doctrina moral sobre las afectuosidades en general diciendo lo siguiente:

-son lícitas las demostraciones de afecto, aceptadas por las costumbres y usansas, que son signo de cortesía, urbanidad y educación;

-son ilícitas las expresiones púdicas (abrazos, besos, miradas, pensamientos, deseos) con la intención expresa y deliberada de placer venéreo o sexual, aunque no se tenga voluntad de llegar a la relación sexual completa;

-también son ilícitas cuando, aun sin tener intención deliberada de placer venéro o sexual, son ocasión próxima de actos pecaminosos internos (malos pensamientos, deseos, etc.);

-con más razón son ilícitas las relaciones sexuales completas.

En resumen: “reservarán para el tiempo del matrimonio las manifestaciones de ternura específicas del amor conyugal” (Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2350).

Responde el P. Miguel Ángel Fuentes, V.E, basándose en las reflexiones del Padre Carlos Buela, en el artículo “El noviazgo católico” (cf. Revista Diálogo nº 4 [1992], pp. 11-14)

Domingo de Ramos

nosotrasparimEl Domingo de Ramos, tras terminar la procesión de las palmas y justo a la entrada del templo me encontré con una pintada que decía: “nosotras parimos, nosotras decidimos”.

No se si fueron mujeres las que escribieron dicho texto siendo libres y sabiendo realmente lo que escribían, o simplemente se dejaron llevar presas de las ideologías anti- vida que hoy vuelven a estar en el candelero;  pero es triste el ver la escasa libertad de que disponen aquellos que creen en estos eslóganes.

No nos equivoquemos, uno no es mas libre cuando puede decidir sobre la vida de los demás, especialmente los más débiles y pobres como son los no nacidos, que por no tener no tiene ni voz;  sino cuando se es capaz de renunciar a todo por dar la vida a otros, entonces si que se es libre, libre porque se está dispuesto a perder la vida, que es lo mas preciado que se tiene.

Solo entonces se posee uno a si mismo, se es dueño de su cuerpo, de su pensamiento, de su voluntad y se puede dar.

La libertad solo se descubre en el darse a si mismo hasta las ultimas consecuencias, no en buscarse a si mismo, no en creerse dueño de si. Ya que como esta escrito: “el que ama su vida (el que se ama solo así mismo) la perderá, mas el que entrega su vida por la Verdad que es Cristo, la recobrará para la vida eterna.”

Entonces, ¿que decir del eslogan? “El nosotras parimos, nosotras decidimos asesinar a nuestros hijos; demuestra su imposibilidad de amar y el que estan muertas en vida.

Además, en ninguna mujer que aborta a su hijo, se realiza el hecho de parir, de dar a luz, alumbrar una nueva vida; por tanto según lo escrito en su eslogan,  no tienen derecho tampoco a decidir.

F.J.Yepes


Esta Pascua estaremos con el Cardenal

tunicasVALENCIA, 9 (EUROPA PRESS)

El Viernes Santo, el cardenal García-Gasco presidirá a las 12 horas el Vía Crucis por el interior de la Catedral de Valencia, en el que los canónigos predicarán las 14 estaciones frente a cada una de las respectivas pinturas en tabla de madera del siglo XVIII colocadas en las naves laterales de la Catedral, según indicaron fuentes de la comisión diocesana de Liturgia.

El mismo Viernes Santo, a las 18 horas, el purpurado oficiará también en la Catedral la solemne celebración de la Pasión del Señor. Según explicaron las mismas fuentes, durante la ceremonia será venerada la reliquia de la Vera Cruz, un relicario de plata del siglo XV con fragmentos de madera de la cruz original, unidos en forma de cruz patriarcal. Asimismo, intervendrá la Coral de la Catedral que interpretará cantos gregorianos y polifónicos.

Finalmente, el Sábado Santo el Cardenal celebrará en la Seo, a las 22 horas, la Solemne Vigilia Pascual, que se iniciará con la bendición del “nuevo fuego” en la Puerta de los Hierros y el posterior lucernario en el interior de la Catedral.

La celebración, en la que se interpretarán cantos gregorianos y populares, proseguirá con la liturgia de la Palabra, la renovación de las promesas bautismales y la Eucaristía. También participarán dos comunidades del Camino Neocatecumenal que han terminado su proceso de formación, procedentes de Alcoy y de Torrent.

El sonido de las matracas, o cajas de madera en forma de cruz, reemplazarán al de las campanas en las celebraciones que tengan lugar desde hoy, Jueves Santo, en el momento del ‘Gloria’ hasta el ‘Gloria’ del próximo Sábado Santo.

La sustitución de las campanas por las matracas se debe a que el sonido “bronco y mate” que producen las matracas al ser golpeada la madera “es más acorde que las campanas con el tiempo en que los cristianos recordamos la muerte de Cristo”, según explicó el presidente de la Asociación de Campaners de la Catedral, Francesc Llop.

En el caso de la Catedral, las matracas, de dos metros de alto, serán accionadas con cuerdas por un operario desde la misma sala de campanas. Las cinco campanas mayores de la Catedral de Valencia volverán a ser volteadas el Domingo de Resurrección de 12 a 13 horas.

DIOS, HA ESTADO GRANDE CON SU PUEBLO

tunicas_blancas

Algo de mi historia

Me llamo Francisco, tengo 47 años, estoy casado con María José, y tenemos 4 hijos (Ester, Israel, Marta e Irene); desde hace mas de 30 años formo parte de las comunidades neocatecumenales.

Mirando hacia atrás, veo que Dios ha realizado multitud de milagros en mi vida, grandes y pequeños. Me casé fiándome de una palabra: “Dios proveerá” es lo que le decía Abraham a su hijo Isaac camino del sacrificio, y hasta hoy, así ha sido.

Dios ha provisto de todo en mi vida. Todo empezó cuando anunciamos a nuestros padres la intención de casarnos en la primavera de 1988 y nadie daba crédito a nuestra decisión.

Para mi familia y la de mi novia era un escándalo, yo no tenía trabajo, ni piso, ni dinero, nada, solo teníamos una Palabra de la que fiarnos y que todavía conservamos en nuestro corazón.

A este milagro le han sucedido otros muchos, como el tener 4 hijos, todos con cesáreas, el seguir casado con la misma persona durante 20 años y estar enamorado como el primer día que la conocí, el poder convivir con un grupo de personas tan disparatadamente diferentes, durante tantos años y amarlos como son, el haberme reconciliado con los fantasmas de mi infancia y adolescencia y muchos otros más que algún día contaré.

Quiero deciros que estas semanas, han sido de una intensidad y experiencia, únicas e irrepetibles para todos.

Toda la cuaresma vivida en comunitaria oración y puesta en común de nuestra experiencia de fe, de todos estos años de caminar juntos. Todos hemos podido decir cosas grandes de Dios, y de su Iglesia, no solo a los hermanos de nuestra comunidad, sino también a nuestros hijos; y a todos aquellos que nos han querido escuchar por las calles y plazas de Torrent, de cómo el Señor nos ha cuidado y consolado en el sufrimiento como padre y madre que es, de cómo ha curado y vendado nuestras heridas; reconstruido nuestras vidas desde la ruina en que las habíamos convertido, de cómo nos ha dado el ciento por uno en todo y de cómo nos ha Amado y nos Ama, siendo como somos.

Ahora comienza una nueva etapa para todos nosotros, después de haber podido renovar aquellas promesas bautismales que siendo niños nuestros padres y padrinos hicieron por nosotros.

Hoy somos conscientes de nuestra renuncia a Satanás, padre de la mentira, que nos ha engañado durante tanto tiempo, de nuestra adhesión como sarmientos a la Vid verdadera, que es Cristo y de nuestra pertenencia a la Iglesia Católica que es nuestra Madre.

Y por eso lo hemos celebrado a lo grande, con nuestras familias y amigos y así lo seguiremos celebrando durante los 50 días de Pascua.

Feliz Pascua de Resurrección a todos.

“¡Cristo ha resucitado!”

Verdaderamente ha resucitado.

F.J.Yepes
Noticias relacionadas:

http://idyanunciad.com/blog/?p=677


Page 14 of 64 «...101213141516...»

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Aviso legal

ACEPTAR
Aviso de cookies